Lucía Hervás Hermida

 

Selección de dibujos. Grafito y Collage sobre papel. Diversos formatos. 29 x 30 cm, 50 x 70 cm y 100 x 70 cm.

 

 

 

Imaginario. Dibujos y collages

2009-2010

 

Para ver el catálogo de dibujos completo pulse en este enlace.

 


Este trabajo, constituido por más de 50 dibujos en diferentes formatos, gira en torno a la idea de imaginación, esa imaginación que constituye lo puramente humano, creadora de mundos propios, y la manera en que las personas construimos nuestros paisajes íntimos, realizando un collage a través de fragmentos de memoria.

 

A nivel plástico es además una exploración sobre la relación entre fotografía y dibujo, y los límites entre figuración y abstracción, para evocar aquellas imágenes de memoria. Cada dibujo es un trozo de historia, un recuerdo, un pequeño viaje, mitad realidad y mitad ensueño, y las fotografías representan los espacios que acogen estos recuerdos, mientras que el dibujo, añade aquello que la mente inventa, y hace posible aquello que sólo es posible dentro de cada uno, más allá de la realidad.

 

El papel en blanco es este espacio neutro que somos cada uno, el espacio olvidado que acecha borrar nuestros recuerdos, que los empequeñece, podría decirse que es el propio olvido, que empequeñece y emborrona nuestras imágenes, haciéndolas a veces casi transparentes o invisibles.

 

 

Imaginación, creadora de mundos propios, baila y salta a tu antojo.

No eres acaso humana, sino una creación mía.

Sí, así siempre,

siempre mirando,

sigue construyendo paisajes íntimos,

jugando al juego del collage con mis manos,

con pequeños fragmentos de sueños, de memorias, de ti misma.


Imaginación espejo,

Imaginación reflejo

de todos y cada uno,

sublimas lo universal en la abstracción poética de lo íntimo.

Partes de una gota de agua y te bebes el mar entero.

Proyectas paisajes románticos,

que sólo existen desde mis ojos,

desde mis recuerdos,

y los conviertes en experiencia sensible.


Imaginación,

te metes en mi casa,

en mi primera conquista,

y le pones montañas a cada ventana,

caminos a los pasillos,

y me regalas un mobiliario efímero.

Conviertes mi choza en refugio y aliada,

en el lugar donde se cobijan mis temores y mis deseos,

mis añoranzas.

Le pones un lazo a cada esquina,

y atas a cada lugar un recuerdo,

y desmadejas esta memoria,

para devolvérmela en forma de destellos,

de cartas desordenadas,

que yo voy tricotando y pegando a la pared blanca,

como tejían las abuelas colchones de lana,

agujereados por las polillas.


Imaginación, a veces me traes habitantes,

que sueltan su pelo en mi alfombra,

y descansan en praderas verdes,

y hablan lenguas amorosas.

Ellos no se adentran en mi jaula de asfalto,

donde el aire se contamina,

y desde donde miro con calma hacia el rumor arbolado;

ellos, en forma de fotografía,

dibujan en mi ventana mapas simbólicos,

tomando mi mano como ejecutora,

autómata, que en lenguaje abstracto,

hace posible lo común invisible.


Imaginación,

te haces pequeña cuanto yo más crezco,

y se te olvida la medida de las cosas,

me invitas,

a sumirme

en el sueño mínimo que se despliega dentro del marco,

y retratas

en él,

como sólo tú sabes,

la realidad disfrazada de sí misma.